Puesta de huevos en aves

¿Qué es la puesta de huevos crónica?

La puesta de huevos contínua o excesiva por parte de un ave fuera de su época reproductiva normal e incluso en ausencia de una pareja reproductiva. Muchas de nuestras aves de compañía puede padecer esta patología pero suele afectar especialmente a pequeñas psitácidas como periquitos, ninfas o agapornis y algunos paseriformes como canarios.

¿POR QUÉ SUPONE UN PROBLEMA LA PUESTA DE HUEVOS CRÓNICA?

La sucesiva producción de huevos por parte de una hembra conlleva un desgaste metabólico muy elevado, que si no se acompaña de un suplemento nutricional correcto, puede implicar el consumo de las reservas de calcio y proteínas. Estos déficits conllevan a patologías reproductivas como la retención de huevos, distocias, alteraciones en la calidad de los huevos e inmunosupresión.

¿QUÉ ESTIMULA LA PUESTA DE HUEVOS?

En estado natural, las hembras inician el periodo de puesta de huevos a partir de ciertos estímulos como la presencia de un compañero, las horas de luz (fotoperiodo), las lluvias, la temperatura ambiental, el acceso a grandes cantidades de comida o alimentos muy calóricos.

¿CÓMO PODEMOS DISMINUIR LA PUESTA DE HUEVOS DE UN AVE?

Alterando todos aquellos factores que estimulan la producción de huevos, bajo una supervisión veterinaria, podemos ayudar a disminuir la producción excesiva de huevos de una hembra:

1- Reducción del fotoperiodo: ofrecer un máximo de 8 horas de luz al día, para imitar un fotoperiodo decreciente más típico de épocas hibernales, en las que de forma natural no tiene lugar la cría. El resto de horas en las que el animal está descansando, debe estar ausente de cualquier estímulo de luz o ruidos.
2- Corrección dietética: reducción del aporte calórico de la dieta. Una vez el veterinario confirme que el ave se encuentra en buen estado general, se iniciará una introducción de pienso en la dieta del ave, en sustitución de las mezclas de semillas y de los frutos secos más calóricos como pipas, cacahuetes, etc. Asimismo se recomienda suplementar con fuentes de calcio como jibias, grit o bloques de calcio.
3- Reducción de estímulos sexuales: el nido, la presencia de pareja reproductiva, juguetes como espejos, las caricias de un propietario deberán irse retirando progresivamente.
4- No retirar los huevos ya puestos. Una vez a tenido lugar la puesta, es mejor mantener los huevos en la jaula durante 2-3 semanas. De esta manera  se bloqueará la producción de huevos nuevos mientras la hembra no se vea capaz de tirar adelante una nidada superior (por ejemplo un máximo de 4-5 huevos en ninfas)

¿COMO PUEDE AYUDARTE TU VETERINARIO?

En muchos casos, estas correcciones ambientales anteriormente comentadas deben acompañarse de un tratamiento hormonal para inhibir la la líbido de las aves y la puesta de huevos. Asimismo, en casos avanzamos de hipocalcemia, puede ser necesario el aporte de calcio inyectado para incrementar la velocidad de aporte de este mineral.
El veterinario también puede valorar la necesidad de un tratamiento con antiinflamatorios o antibióticos según determine en estado general del ave o de su aparato reproductivo
En algunos casos, se puede llegar a plantear el tratamiento quirúrgico para retirar un huevo mal posicionado o retenido, o la extirpación del oviducto para evitar futuras puestas excesivas de huevos.

2017-11-08T19:51:55+00:00